Taras Bulba – Por Mykola Hóhol (Capitulos I al IV)

Capitulo I

–A ver vuélvete. ¡Tiene gracia! ¿Qué significa ese hábito sacerdotal? ¿Así visten ustedes en su academia, tan mal pergeñados?Con estas palabras acogió el viejo Bulba a sus dos hijos que acababan de terminar sus estudios en el seminario de Kyiv y que entraban en este momento en el hogar paterno, después de haberse apeado de sus caballos.Los recién llegados eran dos jóvenes robustos, de tímidas miradas, cual conviene a seminaristas recién salidos de las aulas. Sus semblantes, llenos de vida y de salud, empezaban a cubrirse del primer vello, aun no tocado por el filo de la navaja. La acogida de su padre les había turbado, y permanecían inmóviles con la vista fija en el suelo.–Esperen ustedes, esperen; déjenme que los examine a mi gusto. ¡Jesús! ¡Qué vestidos tan largos! –dijo volviéndolos y revolviéndolos en todos sentidos–. ¡Diablo de vestidos! ¡En el mundo no se han visto otros semejantes! Vamos, pruebe uno de los dos a correr: seguro estoy de que se enreda con él y da de narices en el suelo.–Padre, no te burles de nosotros –dijo por fin el mayor.
–¡Miren el señorito! ¿Por qué no puedo burlarme de ustedes?
–Porque, porque aunque seas mi padre, juro por Dios, que si continúas burlándote, te apalearé.–¿Cómo, hijo de perro? ¿A tu padre? –dijo Taras Bulba retrocediendo algunos pasos asombrado.–Sí, a mi mismo padre, cuando se me ofende, no miro quién lo hace.–¿Y de qué modo quieres batirte conmigo, a puñetazos?
–Me es completamente igual de un modo que otro.
–Vaya por los puñetazos –repuso Taras Bulba arremangándose las mangas. Voy a ver si sabes manejar los puños.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Y he aquí que padre e hijo, en vez de abrazarse después de una larga ausencia, empiezan a asestarse vigorosos puñetazos en los costados, en la espalda, en el pecho, en todas partes, tan pronto retrocediendo como atacando.–Miren ustedes, buenas gentes: el viejo se ha vuelto loco, ha perdido de repente el juicio –exclamaba la pobre madre, pálida y flaca, inmóvil en las gradas, sin haber tenido tiempo aún de estrechar entre sus brazos a sus queridos hijos. ¡Vuelven los muchachos a casa, después de más de un año de ausencia, y he aquí que su padre inventa, Dios sabe qué bestialidad, darse de puñetazos!–¡Se bate como un coloso! –decía Bulba deteniéndose. ¡Sí, por Dios! Muy bien –añadió, abrochándose el vestido–; aunque mejor hubiera hecho en no probarlo. Éste será un buen kozako. Buenos días, hijo, abracémonos ahora.Y padre e hijo se abrazaron.–Bien, hijo; atiza buenos puñetazos a todo el mundo como lo has hecho conmigo; no des cuartel a nadie. Esto no impide que estés hecho un adefesio con ese hábito. ¿Qué significa esa cuerda que cuelga? Y tú, estúpido, ¿qué haces ahí con los brazos cruzados? –dijo, dirigiéndose al hijo menor. ¿Por qué, hijo de perro, no me aporreas también?–Miren que ocurrencia –decía la madre abrazando al más joven de sus hijos. ¿En dónde se ha visto que un hijo aporree a su propio padre? ¿Y es este el momento de pensar en ello? Un pobre niño, que acaba de hacer tan largo camino, y está tan cansado (el pobre niño tenía más de veinte años y una estatura de seis pies), tendrá necesidad de descansar y de comer un bocado; ¡y él quiere obligarle a batirse!–¡Eh! ¡Eh! Me parece que tú eres un mentecato –decía Bulba–. Hijo, no escuches a tu madre, es una mujer y no sabe nada. ¿Necesitan ustedes que les acaricien? Las mejores caricias, para ustedes son una buena pradera y un buen caballo. ¿Ven ese sable? pues esa es la madre de ustedes. Todas esas tonterías que tienen ustedes en la cabeza no son más que sandeces; yo desprecio todos los libros en que estudian ustedes, y las A B C, y las filosofías, y todo eso; los escupo.Aquí Bulba añadió una palabra que no puede pasar a la imprenta.
–Vale más –añadió– que en la próxima semana les mande al zaporizhzhia. Allí es donde se encuentra la ciencia; allí está la escuela de ustedes, y también allí es donde se les desarrollará la inteligencia.–¡Que! ¿Sólo permanecerán aquí una semana? –decía la anciana madre con voz plañidera y bañada en llanto–. ¡Los pobres niños no podrán divertirse ni conocer la casa paterna! ¡Y yo no tendré tiempo siquiera para hartarme de contemplarlos!–Cesa de aullar, vieja; un kozako no ha nacido para vegetar entre mujeres. Tú los ocultarías debajo de las faldas a los dos, como una gallina clueca los huevos. Anda, vete. Ponnos sobre la mesa cuanto tengas para comer. No queremos pasteles con miel ni guisaditos. Danos un carnero entero o una cabra; tráenos aguamiel de cuarenta años; y danos aguardiente, mucho aguardiente; pero no de ese que está compuesto con toda especie de ingredientes, pasas y otras porquerías, sino aguardiente puro, que bulla y espume como un rabioso.Bulba condujo a sus hijos a su aposento, de donde salieron a su encuentro dos hermosas criadas, cargadas de monistes (Ducados de oro, atravesados y colgados en forma de adorno). Séase porque se asustaron por la presencia de sus jóvenes señores, séase por no faltar a las púdicas costumbres de las mujeres, el caso es que las dos criadas echaron a correr lanzando fuertes gritos, y largo tiempo después todavía se ocultaban el rostro con sus mangas.La habitación estaba amueblada conforme al gusto de aquella época, cuyo recuerdo sólo se ha conservado por los dumy (Crónicas cantadas, como las antiguas; rapsodias griegas o los romances españoles) y las canciones populares, que recitaban en otro tiempo en Ucrania los ancianos de luenga barba, acompañados de la bandura, entre una multitud que formaba círculo en torno suyo, conforme al gusto de aquel tiempo rudo y guerrero que vio las primeras luchas sostenidas por Ucrania contra la unión (Religión griega unida, cisma abrogado de la religión greco-católica).Todo respiraba allí limpieza. El suelo y las paredes estaban cubiertas de una capa de arcilla luciente y pintada. Sables, látigos (nagaï kas), redes de cazar y pescar, arcabuces, un cuerno artísticamente trabajado que servía para guardar la pólvora, una brida con adornos de oro, y trabas adornadas con clavitos de plata colgaban en torno del aposento. Las ventanas, sumamente pequeñas, tenían cristales redondos y opacos, como los que aún existen en algunas iglesias; no se podía mirar a la parte exterior sino levantando un pequeño marco movible. Los huecos de esas ventanas y de las puertas estaban pintados de encarnado. En los ángulos, encima de aparadores, había cántaros de arcilla, botellas de vidrio de color oscuro, copas de plata cincelada, y copitas doradas de diferentes estilos, venecianas, florentinas, turcas y circasianas, llegadas por diversos conductos a manos de Bulba, cosa nada extraña en aquellos tiempos de empresas guerreras. Completaban el moblaje de aquella habitación unos bancos de madera chapados de corteza de abedul. Una mesa de colosales proporciones estaba situada debajo de las santas imágenes, en uno de los ángulos. El ángulo opuesto estaba ocupado por una alta y ancha estufa que constaba de una porción de divisiones, y cubierta de baldosas barnizadas.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Todo eso era muy conocido de nuestros jóvenes, que iban todos los años a pasar las vacaciones al lado de sus padres; digo iban, e iban a pie pues no tenían aún caballos; por otra parte, el traje no permitía a los estudiantes el montar a caballo. Se hallaban todavía en aquella edad en que cualquier kozako armado podía tirarles impunemente de los largos mechones de cabello de la coronilla de su cabeza. Sólo a su salida del seminario fue cuando Bulba les mandó dos caballos jóvenes para hacer su viaje.Bulba, con motivo de la vuelta de sus hijos, hizo reunir todos los centuriones de su polk ( Oficiales de su campamento.) que no estaban ausentes; y cuando dos de ellos acudieron a su llamado, con el ï ésaoul (Subteniente del polkovnik) Dimitri Tovkatch, su camarada, les presentó sus hijos diciendo:–¡Miren qué muchachos! Bien pronto les enviaré a la sich.Los visitantes felicitaron a Bulba y a los dos jóvenes, asegurándoles que harían muy bien, y que no había escuela mejor para la juventud que el zaporizhzhe.–Vamos, señores y hermanos –dijo Taras– siéntense donde les plazca; y ustedes, hijos míos, ante todo, bebamos un vaso de aguardiente. ¡Qué Dios nos bendiga! ¡A la salud de ustedes, hijos míos! ¡A la tuya, Eustaquio! ¡A la tuya, Andrés! ¡Dios quiera que la victoria les acompañe siempre en la guerra, que derroten a los paganos y a los tártaros! y si los polacos intentan algo contra nuestra santa religión, ¡a ellos también! ¡Veamos! venga tu vaso. ¿Es bueno el aguardiente? ¿Cómo se llama el aguardiente en latín? ¡Qué bobos eran los latinos! ni siquiera sabían que hubiese aguardiente en el mundo. ¿Cómo se llamaba aquel que escribió versos latinos? Yo no, soy muy sabio y he olvidado su nombre. ¿No se llamaba Horacio?–¡Miren que zorro! –se dijo por lo bajo el hijo mayor, Eustaquio– el viejo perro lo sabe todo, y aparenta no saber nada.–Creo que la gandulifis ni siquiera les ha dejado oler el aguardiente –continuó Bulba–. Convengan ustedes hijos míos, en que les han sacudido de lo lindo, con escobas de abedul, las espaldas, los riñones y todo lo que constituye un kozako; o tal vez, para hacerles hombres y juiciosos les han aplicado sendos latigazos no solamente los sábados, sino también los miércoles y jueves.–No debemos recordar nada de lo pasado, padre –respondió Eustaquio– lo pasado, pasado.–¡Que lo prueben ahora! –dijo Andrés– ¡qué se atreva alguien a tocarme la punta del dedo! Que se ponga algún tártaro al alcance de mis manos, y sabrá lo que es un sable kozako.–¡Bien, hijo mío, bien! ¡Vive Dios que has hablado bien! ¡Toda vez que es así, por Dios que acompaño a ustedes! ¿Qué diablos tengo que esperar aquí? ¿Convertirme en un plantador de trigo negro, en un hombre casero, en un pastor de ovejas y de cerdos? ¿Acariciar a mi mujer? ¡No, lléveme el diablo! Soy kozako, y he de dejarme de todo eso. ¡Qué me importa que no haya guerra! Iré a disfrutar con ustedes; sí, por Dios, iré.Y el viejo Bulba, enardeciéndose por grados, concluyó por enfadarse; se levantó de la mesa, y golpeó con el pie tomando una actitud imperiosa.–Mañana partiremos. ¿Por qué aplazarlo? ¿Qué diablos esperamos aquí? ¿Para qué esta casa? ¿Para que esas ollas? ¿Para qué todo eso?Hablando así, se puso a romper los platos y las botellas. La pobre mujer, acostumbrada desde mucho tiempo a semejantes actos, miraba tristemente la obra destructora de su marido, sentada en un banco, sin atreverse a pronunciar palabra; pero al saber una resolución que tanto la afligía, no pudo contener sus lágrimas. Dirigió una furtiva mirada a sus hijos a quienes iba tan bruscamente a perder, y nada es capaz de pintar el sufrimiento que agitaba convulsivamente sus ojos húmedos y sus apretados labios.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Bulba era exageradamente obstinado. Era uno de esos caracteres que solo podían desenvolverse en el siglo XVI, en un rincón salvaje de Europa, cuando toda la Rusia meridional, abandonada de sus príncipes, fue asolada por las incursiones irresistibles de los mongoles; cuando, después de haber perdido su techo y todo abrigo, el hombre buscó un refugio en el valor de la desesperación; cuando sobre las humeantes ruinas de su hogar, en presencia de enemigos vecinos e implacables, se atrevió a edificar de nuevo una morada, conociendo el peligro, pero acostumbrándose a mirarle de frente; cuando, en fin, el carácter pacífico de los eslavos se inflamó en un ardor guerrero, y dio vida a ese arrojo desordenado de la naturaleza rusa que constituyó la sociedad kozaka (kazatchestvo). Entonces todas las márgenes de los ríos, los vados, los desfiladeros y hasta los pantanos se cubrieron de tantos kozakos que nadie los hubiera podido contar, y sus esforzados y valientes enviados pudieron contestar al sultán que deseaba conocer su número: «¿Quién lo sabe? En nuestro país, en la estepa, a cada paso se encuentra un kozako». Fue aquello una explosión de la fuerza ucraniana que hicieron brotar del pecho del pueblo los repetidos golpes de la desgracia. En vez de los antiguos oudély (División feudal de la Rus), en vez de las reducidas ciudades pobladas de vasallos cazadores, que se disputaban y vendían los pequeños príncipes, aparecieron pequeñas villas fortificadas, koureni (Unión de pueblos, bajo el mismo jefe electivo llamado ataman), unidas entre sí por el sentimiento del peligro común y por el odio a los invasores paganos.La Historia recuerda las luchas perpetuas de los kozakos que salvaron a Europa occidental de la invasión de las salvajes hordas asiáticas que amenazaban inundarla. Los reyes de Polonia que vinieron a ser, en vez de príncipes despojados los amos de aquellas vastas extensiones de tierra, si bien dueños lejanos y débiles, comprendieron la importancia de los kozakos y el provecho que podían sacar de sus disposiciones guerreras; disposiciones que se esforzaron en desarrollar todavía. Los hetman, elegidos por los kozakos de entre ellos mismos, transformaron los koureni en polk regulares. No era un ejército organizado y permanente; pero, en caso de guerra o de un movimiento general, en ocho días a lo más, todos estaban reunidos; todos acudían al llamado con caballo y armas, recibiendo tan sólo del rey por todo sueldo un ducado por cabeza. En quince días se reunía un ejército que seguramente ningún alistamiento hubiera podido formar uno semejante. Concluida la guerra, cada soldado volvía a sus campos a orillas del Dnipro, dedicándose a la pesca, a la caza o a algún pequeño negocio; fabricaba cerveza, y disfrutaba de la libertad.No había oficio que un kozako no supiese hacer; destilar aguardiente, construir un carro, fabricar pólvora, hacer de cerrajero, de herrador, de veterinario, y, sobre todo beber mucho y emborracharse como sólo un ucraniano es capaz de hacerlo. Además de los kozakos inscritos, obligados a presentarse en tiempo de guerra o de conquista, era muy fácil reunir un ejército de voluntarios. Bastaba que los ï ésaoul se presentasen en los mercados y plazas de los pueblos, y gritaran, montados en un téléga (carro): «¡Eh! ¡Eh! Ustedes los bebedores, no fabriquen cerveza y no se calienten en el hogar; no engorden para ir a la conquista del honor y de la gloria caballeresca. Y ustedes, labradores, plantadores de trigo negro, guardadores de ovejas, dejen de arrastrarse a la cola de sus bueyes, de ensuciar en el suelo sus caftanes amarillos, de cortejar a sus mujeres y de dejar perecer su virtud de caballeros (Entre los kozakos, todos los hombres armados se llamaban caballeros por imitación lejana de la caballería de Europa occidental). Tiempo es de ir a conquistar la gloria kozaka». Y estas palabras parecían chispas que caían sobre leña seca. El labrador abandonaba su arado; el fabricante de cerveza rompía sus toneles y sus gamellas; el artesano enviaba al diablo su oficio, y el mercader su comercio; todos rompían los muebles de sus casas y montaban en sus caballos. En una palabra, el carácter ucraniano tomaba entonces una nueva forma, amplia y poderosa.Taras Bulba era uno de los viejos polkovnik (Jefe de polk. Ahora significa coronel.). Nacido para las dificultades y los peligros de la guerra, se distinguía por la rectitud de un carácter rudo e íntegro. La influencia de las costumbres polacas empezaba a penetrar entre los hidalguillos. Muchos de ellos vivían con lujo inusitado, tenían una servidumbre numerosa, halcones, jauría, y daban espléndidos convites. Nada de esto agradaba a Bulba; él amaba la vida sencilla de los kozakos, y a menudo reñía con aquellos de sus camaradas que seguían el ejemplo de Varsovia, llamándoles esclavos de los nobles (pan) polacos.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Inquieto, activo, emprendedor, se consideraba como uno de los paladines naturales de la Iglesia; entraba, sin permiso, en todos los pueblos donde se quejaban de la opresión de los mayordomos-arrendatarios y de un aumento de precio sobre los hogares. Allí, rodeado de sus kozakos, juzgaba las quejas, habiéndose impuesto el deber de hacer uso de su espada en los tres casos siguientes: cuando los mayordomos no mostraban respeto hacia los ancianos descubriéndose la cabeza ante ellos; cuando se burlaban de la religión o de las antiguas costumbres, y por último, cuando se hallaba delante del enemigo, es decir, de los turcos o paganos, contra los cuales se creía siempre en el deber de sacar la espada para mayor gloria de la cristiandad.Ahora se regocijaba anticipadamente con el placer de conducir él mismo a sus dos hijos al sich, y decir con orgullo. «Vean ustedes qué muchachos les traigo»; de presentarles a todos sus antiguos compañeros de armas, y testigos de sus primeros triunfos en el arte de guerrear y beber, que contaba también entre las virtudes de un caballero. Taras había tenido primeramente intención de enviarlos solos; pero al ver su buen aspecto, su aventajada estatura y su varonil belleza, sintió revivir su antiguo ardor guerrero, y decidió, con enérgica y férrea voluntad, acompañarles y partir con ellos al día siguiente. Hizo sus preparativos, dio ordenes, escogió caballos y arneses para sus dos hijos, designó los criados que debían acompañarles, y delegó su mando al ï ésaoul Tovkatch, añadiéndole que tan pronto como recibiese orden del sich, se pusiese inmediatamente en marcha a la cabeza de todo el polk (Especie de regimientos). A pesar de no habérsele pasado completamente la borrachera, y de que su cabeza estaba todavía turbia con los vapores del vino, nada olvidó, ni aun la orden de que diesen de beber a los caballos y una ración del mejor trigo.–Y bien, hijos míos –les dijo, volviendo a entrar en su casa rendido de fatiga– tiempo es ya de dormir, y mañana haremos lo que Dios quiera. Pero que no se arreglen camas, dormiremos en el patio.En cuanto entró la noche, Bulba se fue a dormir; tenía la costumbre de acostarse temprano. Se echó sobre un tapiz extendido en el suelo, y se cubrió con una piel de carnero (touloup), pues hacía fresco, y a Bulba le gustaba el calor cuando dormía en casa. Pronto empezó a roncar, imitándole todos los que estaban acostados en los rincones del patio, y más que todos el guardián, que, vaso en mano, había celebrado con más entusiasmo la llegada de los jóvenes señores. Únicamente la pobre madre no dormía. Había ido a acurrucarse a la cabecera de sus queridos hijos, que descansaban el uno al lado del otro. Peinaba sus cabellos, les bañaba con sus lágrimas, los contemplaba con todas las fuerzas de su ser, sin saciarse. Después de haberlos alimentado con la leche de sus pechos, de haberles educado con una ternura llena de inquietud, no debía ahora verles más que un instante.–¿Qué será de ustedes, queridos hijos? ¿Qué es lo que les espera? –decía ella– y gruesas lágrimas se detenían en las arrugas de su rostro, hermoso en otro tiempo.En efecto, la pobre madre era muy digna de lástima como todas las mujeres de aquel tiempo. Su rudo esposo la había abandonado por su sable, por sus camaradas y por una vida aventurera y desarreglada. Sólo veía a su marido dos o tres días al año; y aun cuando él estaba allí, cuando vivían juntos, ¿cuál era su vida? Tenía que sufrir injurias, y hasta golpes, recibiendo pocas caricias y aun desdeñosas.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

La mujer era una criatura extraña y fuera de su lugar entre aquellos aventureros feroces. Su juventud pasó rápidamente; sus frescas y hermosas mejillas, sus blancas espaldas se cubrieron de prematuras arrugas. Todo lo que hay de amor, de ternura, de pasión en la mujer se concentró en ella en el amor maternal. Aquella noche, como la tchaï ka (Especie de gaviota) de las estepas se cierne sobre su nido, permaneció inclinada con angustia sobre la cama de sus hijos. Le arrebataban sus hijos, sus amados hijos; se los arrebataban para no volver a verlos tal vez jamás: acaso en la primera batalla los tártaros les cortarían la cabeza, y la pobre madre nunca sabría qué habría sido de sus cuerpos abandonados, que servirían de pasto a las aves de rapiña. Sollozando sordamente, contemplaba los ojos de sus hijos que un irresistible sueño mantenía cerrados.–¡Tal vez –pensaba– Bulba retardará dos días más su partida! ¡Quizá ha resuelto partir tan pronto porque hoy ha bebido mucho!Hacía bastante rato que la luna alumbraba desde el alto cielo el patio y todos los que en él dormían, así como un grupo de copudos sauces y los elevados brazos que crecían junto al cercado hecho de empalizadas, y la pobre madre permanecía sentada a la cabecera de sus hijos, sin apartar los ojos de ellos ni pensar en dormir. Los caballos, con la venida del alba, se tumbaron sobre la hierba dejando de pacer. Las elevadas hojas de los sauces empezaban a estremecerse, a cuchichear, y su cháchara bajaba de rama en rama. El agudo relincho de un potro resonó de repente en la estepa. Rojos resplandores aparecieron en el cielo. Bulba despertó de repente, y se levantó bruscamente. Recordaba todas las órdenes que había dado la víspera.–¡Ya se ha dormido bastante, muchachos; ya es tiempo, ya es tiempo! Den de beber a los caballos. Pero, ¿en donde está la vieja? (así llamaba habitualmente a su mujer). ¡Pronto, vieja, danos de comer, pues tenemos mucho que andar!La pobre anciana, privada de su última esperanza, se dirigió tristemente hacia la casa. Mientras con las lágrimas en los ojos preparaba el desayuno, su marido daba sus últimas órdenes, iba y venía por las caballerizas, y escogía para sus hijos sus más ricos vestidos. Los estudiantes cambiaron en un momento de aspecto. Botas rojas con pequeños talones de plata reemplazaron al mal calzado del colegio. Se ciñeron con un cordón dorado pantalones anchos como el mar Negro, y formados con un millón de plieguecitos. De este cordón pendían largas correjuelas de cuero, que sostenían con borlas todos los utensilios que usan los fumadores. Una casaquilla de tela roja como el fuego les fue ajustada al cuerpo por un cinturón bordado, en el cual se colocaron pistolas turcas damasquinadas. Un enorme sable les golpeaba las piernas. Sus semblantes, poco tostados por el sol, parecían entonces más hermosos y más blancos. Pequeños bigotes negros realzaban el color brillante y fresco de la juventud. Aumentaban su belleza sus gorras de astracán negro que terminaban en forma de casquetes dorados. Cuando los vio la pobre madre, no pudo proferir una palabra, y tímidas lágrimas se detuvieron en sus marchitos ojos.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

–Vamos, hijos míos, todo esta dispuesto, no nos retardemos más –dijo por fin Bulba. Ahora, según la costumbre cristiana, es preciso sentarnos antes de partir.Todo el mundo se sentó en silencio en el mismo aposento, sin exceptuar los criados que se mantenían respetuosamente cerca de la puerta.–Ahora, madre –dijo Bulba– bendice a tus hijos; ruega a Dios que se batan siempre bien, que sostengan su honor de caballeros, que defiendan la religión del Crucificado, si no, que perezcan, y que no quede nada de ellos sobre la tierra. Muchachos, acérquense a su madre; la oración de una madre preserva de todo peligro en la tierra y en el mar.La pobre mujer los abrazó, tomó dos pequeñas imágenes de metal y se las colgó del cuello sollozando.–Que la Virgen les proteja. No olviden, hijos míos, a su madre. Envíen al menos noticias, y piensen…No pudo continuar.–Vamos, muchachos –dijo Bulba. Los caballos esperaban delante del peristilo. Bulba se lanzó sobre Diablo, que respingó furiosamente al sentirse de repente encima un peso de veinte puds (Equivale a cuarenta libras rusas, alrededor de dieciocho kilogramos.), pues Bulba era sumamente grueso y pesado. Cuando la madre vio que también sus hijos estaban montados a caballo, se precipitó hacia el más joven, cuyo semblante manifestaba más ternura; agarró su estribo, se asió a la silla, y con triste y silenciosa desesperación, le estrechó entre sus brazos. Dos vigorosos kozakos la levantaron respetuosamente y la llevaron a la casa. Pero en el momento en que los jinetes franqueaban la puerta, se arrojó sobre sus huellas con la ligereza de una corza, cosa extraña en su edad, detuvo con mano fuerte uno de los caballos, y abrazó a su hijo con un ardor insensato, delirante. Se la llevaron de nuevo.Los dos hermanos empezaron a cabalgar tristemente a ambos lados de su padre, reteniendo sus lágrimas por temor a Bulba, que también, sin demostrarla, experimentaba una invencible emoción.La mañana estaba desapacible; la verdegueante hierba brillaba a lo lejos, y las aves gorjeaban en discordes tonos. Después de caminar un corto trecho, los jóvenes echaron una mirada tras sí; su casita parecía haberse hundido debajo tierra; tan sólo se veían en el horizonte dos chimeneas rodeadas por las cimas de los árboles en los cuales habían gateado como ardillas en su juventud. Una extensísima pradera se extendía a su vista, una pradera que les recordaba toda su vida pasada, desde la edad en que retozaban sobre la hierba bañada por el rocío. Bien pronto no se vio otra cosa que la pértiga coronada por una rueda de carro que se elevaba encima de los pozos; después la estepa empezó a levantarse en montaña, cubriendo todo lo que dejaban tras sí.–¡Adiós, hogar paterno! ¡Adiós, recuerdos infantiles! ¡Adiós, todo!

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Capítulo II

Los tres viajeros caminaban silenciosamente. El viejo Taras pensaba en su pasado; su juventud se desenvolvía delante de él, esa hermosa juventud que el kozako, sobre todo, echa tanto de menos, pues quisiera conservar su agilidad y fuerzas para correr su vida de aventuras. Se preguntaba a sí mismo cuales de sus antiguos compañeros encontraría en la sich; contaba los que habían ya muerto, los que quedaban aún vivos, e inclinaba tristemente su encanecida cabeza. Sus hijos estaban ocupados en otras ideas. Es preciso que digamos algunas palabras de ellos.Apenas habían cumplido doce años, se les envió al seminario de Kyiv, pues todos los señores de aquel tiempo creían necesario dar a sus hijos una educación que pronto habían de olvidar. Todos esos jóvenes, a su entrada en el seminario, tenían un carácter salvaje y estaban acostumbrados a una completa libertad. Por esto enflaquecían un poco, y adquirían un aspecto común que les hacía parecerse los unos a los otros.Eustaquio, el mayor de los hijos de Bulba, empezó huyendo de su carrera científica desde el primer año; se le agarró, se le apaleó de lo lindo y le encerraron con sus libros. Cuatro veces enterró su A B C, y cuatro veces, después de azotarle inhumanamente, se le compró uno nuevo. Pero sin duda hubiera continuado en su reprobable conducta, si su padre no le hubiera hecho la amenaza formal de tenerle durante veinte años como fraile lego en un convento, añadiendo el juramento que no vería nunca la sich, si no aprendía perfectamente cuanto se enseñaba en la academia. Lo extraño es que esta amenaza y este juramento viniesen del viejo Bulba, que hacía alarde de burlarse de toda ciencia, y que aconsejaba a sus hijos, como hemos visto, no hacer ningún caso de ella. Desde este momento, Eustaquio se puso a estudiar con extremado celo, y concluyó por ser reputado uno de los mejores estudiantes. En aquel entonces la instrucción no tenía la menor relación con la vida que se llevaba; todas esas argucias escolásticas, todas esas sutilezas retóricas y lógicas no tenían nada de común con la época ni aplicación en ninguna parte. Los sabios de entonces no eran menos ignorantes que los otros, pues su ciencia era completamente ociosa y vacía. Además, la organización republicana del seminario, esta inmensa reunión de jóvenes en la fuerza de la edad, debía inspirarles deseos de actividad ajenos enteramente al círculo de sus estudios. Las malas comidas, los frecuentes castigos por hambre, todo se unía para despertar en ellos esta sed de empresas que debía, más tarde, satisfacerse en la sich. Los boursiers recorrían hambrientos las calles de Kyiv, obligando a sus habitantes a ser prudentes. Los dueños de los bazares, cuando veían un bousier, ocultaban sus tortas, sus pastelillos, como el águila oculta sus hijuelos. El cónsul, que debía velar por las buenas costumbres de sus subordinados, llevaba unos bolsillos tan largos en sus pantalones, que hubiera podido meterse en ellos todos los comestibles de una tienda. Esos bousiers formaban un mundo aparte. No podían penetrar en la alta sociedad, compuesta de nobles, polacos y ucranianos. El mismo vaivoda, Adam Kissel, a pesar de la protección con que honraba a la academia, no permitía que se llevase a los estudiantes a ninguna parte y quería que se les tratase con severidad. Por lo demás, esta última recomendación era del todo inútil, pues ni el rector ni los profesores economizaban el látigo ni las disciplinas. Con frecuencia, cumpliendo con sus deberes, los lictores vapuleaban a los cónsules de modo que tuviesen que rascarse largo tiempo. Muchos de ellos no tenían eso en nada, o, todo lo más, por una cosa algo más fuerte que el aguardiente con pimienta; pero otros concluían por encontrar tan desagradable este castigo, que huían a la sich, si sabían encontrar el camino y no se les alcanzaba antes de llegar.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Eustaquio Bulba, a pesar del cuidado que ponía en estudiar la lógica y hasta la teología, no pudo librarse nunca de las implacables disciplinas. Naturalmente, esto debió volver su carácter más sombrío, más intratable, y darle la firmeza que distingue al kozako. Pasaba por muy buen compañero; si bien nunca fue el jefe en las empresas atrevidas, ni en el saqueo de un huerto, se ponía siempre de los primeros bajo el mando de un estudiante emprendedor, y nunca, en ningún caso, hubiera hecho traición a sus compañeros; ningún castigo le hubiera obligado a ello. Indiferente a todo, menos a la guerra o la botella, pues raras veces pensaba en otra cosa, era leal y bondadoso, al menos tan bondadoso como podía serlo con semejante carácter y en tal época. Las lágrimas de su pobre madre le habían conmovido profundamente; era la única cosa que le había turbado y que le hizo inclinar tristemente la cabeza.Andrés, su hermano menor, tenía los sentimientos más vivos y expansivos: aprendía con más gusto, y sin las dificultades que crea para el trabajo un carácter pesado y enérgico. Tenía más ingenio que su hermano, y con frecuencia era el jefe de una empresa atrevida; algunas veces, con ayuda de su talento inventivo, sabía librarse del castigo, mientras que su hermano Eustaquio, sin acobardarse gran cosa, se quitaba su caftán y se tendía en el suelo, no pensando ni siquiera en pedir gracia. Andrés no se sentía menos devorado por el deseo de llevar a cabo actos heroicos; pero su alma estaba predispuesta a otros sentimientos. A los dieciocho años, el deseo de amar se desenvolvió rápidamente en él. Con harta frecuencia se le presentaban ante su ardiente imaginación imágenes de mujeres. Mientras escuchaba las controversias teológicas, veía al objeto de sus sueños con sus frescas mejillas, su tierna sonrisa y sus negros ojos. No dejaba traslucir a sus compañeros los movimientos de su alma joven y apasionada, pues en aquel entonces no era digno de un kozako pensar en mujeres y en el amor antes de haber adquirido fama en el campo de batalla.Generalmente, en los últimos años de su permanencia en el seminario, dejó de capitanear una porción de aventuras; pero con frecuencia vagaba por algunos solitarios barrios de Kyiv, en donde se veían encantadoras casitas a través de sus jardines de cerezos. Algunas veces penetraba en la calle de la aristocracia, en esa parte de la ciudad que ahora se llama la antigua Kyiv, y que, habitada entonces por los señores pequeños-rusos y polacos, se componía de casas edificadas con cierto lujo.Un día que pasaba por ella, pensativo, por poco le aplasta la pesada carroza de un noble polaco, y el cochero de largos bigotes que ocupaba el pescante le dio un violento latigazo. El joven estudiante, encolerizado, agarró con su vigorosa mano, con loco atrevimiento, una de las ruedas traseras de la carroza, y logró detenerla algunos momentos. Pero el cochero, temiendo una disputa, fustigó sus caballos, y Andrés, que por fortuna había retirado la mano, fue arrojado al suelo, cayendo de cara al fango.Una sonrisa armoniosa y penetrante resonó en su cabeza. Levantó los ojos, y vio en la ventana de una casa a una joven de la más deslumbrante hermosura. Era blanca y rosada como la nieve iluminada por los primeros rayos del sol naciente. Reía a mandíbula batiente, y su risa añadía un nuevo encanto a su animada y altiva belleza.Andrés se quedó estupefacto contemplándola con la boca abierta, y, enjugándose maquinalmente el lodo que le cubría el rostro, lo extendía todavía más. ¿Quién podía ser aquella hermosa joven? Lo preguntó a los criados ricamente vestidos que estaban agrupados delante de la puerta de la casa en torno de un joven tañedor de bandura; pero ellos se le rieron en sus narices al ver su semblante lleno de lodo, y no se dignaron contestarle. Por fin pudo averiguar que era la hija del vaivoda de Kovno, que había ido a pasar algunos días en Kyiv.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

A la noche siguiente, Andrés, con ese atrevimiento peculiar de los estudiantes, saltó el cercado de la casa y penetró en el jardín; trepó por un árbol cuyas ramas se apoyaban en el techo de la casa, de allí salto al techo, y bajó por la chimenea penetrando en el dormitorio de la joven. Esta estaba entonces sentada cerca de la luz, y se quitaba sus ricos pendientes. La linda polaca, a la vista de un desconocido que tan bruscamente se le aparecía, se asustó de tal modo que no pudo articular palabra. Pero cuando observó que el estudiante permanecía inmóvil, bajando los ojos y sin atreverse a mover un dedo de la mano, cuando reconoció en él al joven que había caído tan ridículamente delante de ella, no pudo menos de prorrumpir en una estrepitosa carcajada. Además, las facciones de Andrés nada presentaban de terrible; al contrario, el rostro del estudiante era en extremo agradable.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

La joven rió mucho tiempo, y concluyó por burlarse de él. La bella era atolondrada como una polaca, pero de vez en cuando sus ojos claros y serenos despedían una de esas miradas largas que prometen constancia. El pobre estudiante ni aun se atrevía a respirar. La hija del vaivoda se le acercó atrevidamente, le puso en la cabeza su gorra en forma de diadema, y le echó sobre los hombros una gorguera transparente adornada con festón de oro, entregándose a mil diabluras con el desenfado propio de un niño y de un polaco, lo cual sumergió al joven estudiante en una inexplicable confusión.Andrés abría la boca como un bobalicón, y miraba fijamente los ojos de la traviesa niña. Un ruido que sonó de repente la asustó. Le mandó que se escondiese, y tan luego como pasó el susto, llamó a su camarera, que era una tártara prisionera, y le ordenó que condujese al joven prudentemente por el jardín para sacarlo fuera de la casa. Pero esta vez el estudiante no fue tan feliz al saltar la empalizada.Se despertó el guarda, le vio, empezó a gritar, y los criados de la casa le volvieron a conducir a garrotazos a la calle hasta que sus ligeras piernas le alejaron del peligro. Después de esta aventura no se le ocurrió otra vez pasar por delante de la casa del vaivoda, pues sus criados eran numerosísimos.Andrés la vio todavía una vez en la iglesia. La joven reparó en él y le sonrió maliciosamente como a un antiguo conocido. Poco tiempo después el vaivoda de Kovno abandonó la ciudad, y una gruesa figura desconocida se presentó en la ventana en donde había visto a la bellísima polaca de ojos negros. En esta hermosa niña pensaba Andrés al inclinar la cabeza sobre el cuello de su caballo.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Hacía ya largo tiempo que las altas hierbas les rodeaban por todos lados; de suerte que sólo se veían las gorras negras de los kozakos por encima de los ondulantes tallos, cuando Bulba, saliendo de su meditación, exclamó de repente:–¡Eh, eh!, ¿Qué significa eso, muchachos? Están ustedes muy silenciosos; se diría que se han vuelto frailes. Al diablo todas las ideas negras. Aprieten sus pipas con los dientes, espoleen sus caballos, y corramos de modo que no pueda alcanzamos un pájaro.Y los kozakos, inclinándose sobre el arzón de la silla, desaparecieron en la espesa hierba. Ya no se vieron ni siquiera sus gorras; solamente el rápido paso que marcaban en la hierba indicaba la dirección de su carrera.El sol se había alzado en un cielo sin nubes y derramaba por la estepa su luz cálida y vivificante. Cuanto más se avanzaba en la estepa, se presentaba ésta más salvaje y hermosa. En aquella época, todo el espacio conocido ahora con el nombre de Nueva Rusia, desde Ucrania hasta el mar Negro, era un desierto virgen y verde. El carro no había marcado nunca sus huellas a través de las inconmensurables olas de sus plantas salvajes. Únicamente los caballos libres que se ocultaban en aquellos impenetrables abrigos dejaban en ellos algunos senderos. Toda la superficie de la tierra parecía un océano de verdor dorado, que esmaltaban otros mil colores. Entre los tallos finos y secos de la alta hierba, crecían grupos de coronillas, de tintes azules, rojos y violados; la retama levantaba en el aire su pirámide de flores amarillas. Los pequeños botones del trébol blanco salpicaban la sombría hierba, y una espiga de trigo, traída allí, Dios sabe de donde, maduraba solitaria. Bajo la tenue sombra de los tallos de hierbas, se deslizaban, alargando el cuello, las ligeras perdices. Todo el aire estaba lleno de mil cantos de aves. Los gavilanes se cernían inmóviles, sacudiendo el aire con la punta de sus alas, y dirigiendo ávidas miradas sobre la superficie de la tierra. Oíanse en lontananza los agudos gritos de una bandada de aves salvajes que volaban, como una espesa nube, encima de algún lago perdido en la inmensidad de las llanuras. La gaviota de las estepas se elevaba con un movimiento cadencioso, y se bailaba con voluptuosa coquetería en las ondas del azul; tan pronto no se la veía sino como un punto negro, como resplandecía blanca y brillante a los rayos del sol. ¡Oh estepas mías, cuán bellas sois!Nuestros viajeros sólo se detuvieron para comer. Entonces los diez kozakos que componían todo su séquito se apearon de sus caballos. Desataron frascos de madera, que contenían aguardiente, y calabazas partidas por el medio que servían de vasos. Sólo se comía pan y tocino o tortas secas, y no bebían más que un vaso cada uno, pues Taras Bulba no permitía que nadie se emborrachase durante el camino. De nuevo emprendieron la marcha, dispuestos a andar durante todo el día.Llegada la noche, la estepa cambió completamente de aspecto. Toda su inmensa extensión era bañada por los últimos rayos del sol ardiente, luego se obscureció con rapidez dejando ver la marcha de la sombra que invadiendo la estepa la cubría del tinte uniforme de un verde oscuro. Entonces los vapores se volvieron más espesos; cada flor, cada hierba exhalaba su perfume, y la estepa entera hervía en vapores embalsamados. Sobre el cielo, de un azul oscuro, se extendían anchas bandas doradas y de color de rosa que parecían trazadas negligentemente por un gigantesco pincel. Acá y allá blanqueaban jirones de ligeras y transparentes nubes, mientras que una brisa fresca y acariciadora como las ondas del mar se balanceaba sobre las puntas de la hierba, rozando apenas las mejillas del viajero.Todo el concierto de la mañana se debilitaba, y hacía lugar poco a poco a un nuevo concierto. Animales de piel atigrada salían con precaución de sus madrigueras, y, levantándose sobre sus patas traseras, llenaban la estepa con sus silbidos. Los grillos cantaban con su monótono chirrido, y algunas veces se oía, viniendo del lejano lago, el grito del cisne solitario que resonaba como una campana argentina en el adormecido aire. Al anochecer nuestros viajeros se detuvieron en medio de los campos, encendieron un fuego cuyo humo se deslizaba oblicuamente en el espacio, y, colocando una marmita sobre las brasas, hicieron cocer las papas. Después de la cena los kozakos se acostaron en el suelo, dejando a sus caballos vagar por la hierba, con trabas en los pies. Las estrellas de la noche les miraban dormir encima de sus caftanes extendidos. Podían oír el chisporroteo, el roce, todos los rumores de los innumerables insectos que hormigueaban en la verde pradera.Todos esos rumores, perdidos en el silencio de la noche, llegaban armoniosos al oído. Si alguno de ellos se levantaba toda la estepa se mostraba a sus ojos iluminada por las chispas luminosas de las luciérnagas. Algunas veces la sombría oscuridad del firmamento se iluminaba por el incendio de los juncos secos que crecían a orillas de los ríos y de los lagos, y una larga línea de cisnes que se dirigían al norte heridos de repente por una claridad, inflamada, parecían pedazos de tela roja volando a través de los aires.Nuestros viajeros continuaron su camino sin tropiezo. En ninguna parte, por los alrededores se veía un árbol: siempre era la misma estepa, libre, salvaje, infinita. Solamente, de tiempo en tiempo, allá en lontananza, se distinguía la línea azulada de los bosques que bordean el Dnipró. Una sola vez, Taras hizo ver a sus hijos un puntito negro que se agitaba a lo lejos.–Miren, muchachos –dijo– es un tártaro que galopa.Acercándose, vieron por entre la hierba una cabecita con bigotes, que fijaba en ellos sus ojillos penetrantes, husmeó el aire como un perro perdiguero, y desapareció con la rapidez de una gacela, después de cerciorarse de que los kozakos eran trece.–¡Y bien, muchachos! ¿Quieren probar a alcanzar al tártaro? Pero no, es inútil, no le alcanzarán nunca, pues su caballo es todavía más hábil que mi Diablo.No obstante, Bulba, temiendo una emboscada, creyó deber tomar sus precauciones. Galopó, acompañado de su comitiva, hasta llegar a orillas de un pequeño río llamado la Tatarka, que desemboca en el Dnipró. Todos entraron en el agua con sus cabalgaduras, y nadaron largo tiempo siguiendo la corriente del agua para ocultar sus huellas.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Luego, cuando llegaron a la otra orilla, continuaron su camino. Tres días después se encontraron cerca ya del sitio que era el término de su viaje. Un súbito frío refrescó el aire, reconociendo por este indicio la proximidad del Dnipró. En efecto, se distinguía a lo lejos el Dnipró semejante a un espejo, destacándose azul en el horizonte.Cuanto más se acercaba la comitiva, más se ensanchaba moviendo sus frías olas; y pronto concluyó por abrazar la mitad de la tierra que se desplegaba a su vista. Habían llegado a aquel sitio en que el Dnipró, estrechado largo tiempo por los bancos de granito, triunfa de todos los obstáculos y ruge como un mar cubriendo las conquistadas llanuras, en donde las islas dispersas en medio de su lecho rechazan sus olas más lejos todavía sobre los campos colindantes.Los kozakos pusieron pie a tierra, entraron en una barca con sus caballos, y después de una travesía de tres horas, llegaron a la isla Hortitsya, en donde se encontraba entonces la sich, que tan a menudo cambiaba de residencia. Una muchedumbre inmensa disputaba con los marineros en la orilla.Los kozakos volvieron a montar sus caballos; Taras tomó una actitud altanera, apretó su cinturón, y se atusó el bigote. Sus dos hijos se examinaron también de la cabeza a los pies con tímida emoción, y entraron juntos en el arrabal que precedía a la sich medio metro. A su entrada quedaron aturdidos por el estruendo de cincuenta martillos que daban en el yunque en veinticinco herrerías subterráneas y cubiertas de césped. Vigorosos curtidores, sentados en los escalones de sus casas, estrujaban pieles de buey con sus fuertes manos. Buhoneros de pie exponían en sus tiendas montones de baldosas, pedernales y pólvora. Un armenio extendía ricas piezas de tela; un tártaro amasaba pasta; un judío, con la cabeza baja, sacaba aguardiente de un tonel. Pero lo que más llamo su atención fue un zaporogo que dormía en medio del camino, con los brazos y los pies extendidos.Taras se detuvo admirado.–¡Cómo se ha desarrollado este tunante! –dijo, examinándolo–. ¡Qué hermoso cuerpo de hombre!En efecto, el cuadro era acabado. El zaporogo estaba tendido en medio del camino como un león acostado. Sus espesos cabellos, altivamente echados hacia atrás, cubrían dos palmos de tierra alrededor de su cabeza. Sus pantalones, de hermosa tela roja, habían sido manchados de brea, para demostrar el poco caso que hacía de ellos. Bulba, después de haberlo contemplado a placer, continuó su camino por una estrecha calle enteramente llena de gente que ejercían su oficio al aire libre, y de otras personas de todos los países que poblaban este arrabal semejante a una feria, que abastecía a la sich, la cual sólo sabía beber y tirar el mosquete.Por fin, pasaron el arrabal, y vieron muchas chozas esparcidas, cubiertas de musgo o de fieltro al estilo tártaro. Delante de algunas de ellas había baterías de cañones. No se veía ningún cercado, ninguna casita con su pórtico con columnas de madera, como las había en el arrabal. Un pequeño parapeto de tierra y una barrera que nadie guardaba, atestiguaban la dejadez de los habitantes. Algunos robustos zaporogos, tendidos en el camino, con sus pipas en la boca, les miraban pasar con indiferencia y sin cambiar de sitio. Taras y sus hijos pasaron entre ellos con precaución, diciéndoles:–¡Buenos días, señores!
–¡Buenos días! –contestaban ellos.
Por todas partes se encontraban grupos pintorescos. Los atezados rostros de aquellos hombres demostraban que con frecuencia habían tomado parte en las batallas, y experimentado toda clase de vicisitudes. He ahí la sich; he ahí la guarida de donde salen tantos hombres altivos y bravos como los leones; he ahí de donde sale el poder kozako para extenderse por toda la Ucrania.Los viajeros atravesaron una plaza espaciosa en donde ordinariamente se reunía el consejo. Sobre un gran tonel colocado boca abajo, estaba sentado un zaporogo sin camisa, la cual tenía en la mano zurciendo gravemente los agujeros. La camisa le fue arrebatada por una banda de músicos, en medio de la cual un joven zaporogo, que se había ladeado la gorra sobre la oreja, bailaba con frenesí, alzando las manos por encima de la cabeza, y no cesaba de gritar:–¡Aprisa, más aprisa, músicos! ¡Tomás, no escasees tu aguardiente a los verdaderos cristianos!Y Tomás, que tenía un ojo acardenalado, distribuía sendos cántaros a los asistentes. En torno del joven danzarín, cuatro viejos zaporogos pataleaban en el suelo, después, repentinamente se echaban de lado como un torbellino hasta sobre la cabeza de los músicos; luego, doblando las piernas, se bajaban hasta el suelo, y, volviéndose a enderezar en seguida, lo golpeaban con sus talones de plata. El suelo resonaba sordamente en torno de ellos, y el aire estaba lleno de los cadenciosos rumores del hopak y del tropak. Entre todos esos kozakos, se hallaba uno que gritaba y bailaba con más furor. Sus abundantes cabellos flotaban a merced del viento, su ancho pecho estaba descubierto, pero se había puesto su ropón de invierno, y el sudor corría por su rostro.–¡Muchacho, quítate tu ropón! –le dijo al fin Taras– ¿no ves que hace calor?–No puede ser –exclamó el zaporogo.–¿Por qué?
–Porque conozco mi carácter; todo lo que me quito va a parar a la taberna.El zaporogo no tenía ya gorra, ni cinturón, ni pañuelo bordado; todo había ido a parar a la taberna, como él decía. El número de bailadores aumentaba a cada instante, y no se podía ver, sin una emoción contagiosa, toda esa multitud arrojarse a esa danza, la más libre, la más loca en movimientos que jamás se haya visto en el mundo, y que lleva el nombre de sus inventores, el kasachok.–¡Ah! ¡Si no estuviese a caballo –exclamó Taras– hasta yo, sí, hasta yo hubiera tomado parte en el baile!

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Empezaron, sin embargo, a presentarse entre la multitud hombres de edad, graves, respetados de toda la sich, que más de una vez habían sido escogidos para jefes. Taras encontró pronto una porción de semblantes conocidos. Eustaquio y Andrés oían a cada instante las exclamaciones siguientes:–¡Ah! Eres tú, Petchéritza.–¡Hola, Kosoloup!
–¿De dónde vienes, Taras?
–¿Y tú, Doloto?
–Buenos días, Kirdiaga.
–¿Que tal, Gousti?
–No esperaba verte, Rémen.
Y todos esos hombres de guerra que se habían reunido allí de los cuatro puntos de la gran Ucrania, se abrazaron con efusión, y sólo se oyeron esas confusas preguntas:–¿Qué hace Kassian? ¿Qué hace Borodavka? ¿Y Koloper? ¿Y Pidzichok?Y la respuesta que recibía Bulba era que a Borodavka le habían ahorcado en Tolopan; que en Kisikermen habían desollado vivo a Koloper, y que la cabeza de Pidzichok la habían enviado salada en un tonel a Constantinopla. El viejo Bulba se puso a reflexionar tristemente, y repitió varias veces:
–¡Qué buenos kozakos eran!

CAPÍTULO III

Hacía más de una semana que Taras Bulba vivía en la sich con sus dos hijos. Eustaquio y Andrés se ocupaban poco de estudios militares, pues la sich no gustaba de perder el tiempo en vanos ejercicios; la juventud hacía su aprendizaje en la guerra misma, que, por esta razón, se renovaba continuamente. Los kozakos consideraban inútil llenar con algunos estudios los raros intervalos de tregua; les agradaba más tirar al blanco, galopar por las estepas o cazar a caballo. El resto del tiempo lo dedicaban a sus placeres, la taberna y el baile.Toda la sich presentaba un aspecto singular; era como una fiesta perpetua, como una ruidosa danza empezada y que nunca termina. Algunos se ocupaban en oficios, otros en comerciar al pormenor, pero la mayor parte se divertía desde la mañana a la noche, tanto como se lo permitía el estado de su bolsillo, y mientras la parte de su botín no había caído en manos de sus compañeros o de los taberneros. Esta fiesta continua tenía algo de mágico. La sich no era un montón de borrachos que ahogaban sus penas en los toneles, sino una alegre cuadrilla de indiferentes viviendo de buen humor una loca embriaguez. Cada uno de los que llegaban allí olvidaba lo que le había ocupado hasta entonces. Podía decirse, según su expresión, que renegaba de lo pasado, y se entregaba con el entusiasmo de un fanático a los encantos de una vida de libertad llevada en común con sus semejantes que, como él, no tenían ya parientes, ni familia, ni casa, nada más que el aire libre y la inagotable jovialidad de su alma. Las diferentes narraciones y diálogos que podían recogerse tendida negligentemente por tierra, tenían a veces un color tan enérgico y tan original, que era necesaria toda la flema exterior de un zaporogo para no asombrarse, siquiera por un ligero movimiento de bigote, condición que distingue a los pequeños-rusos (ucranianos) de las otras razas eslavas. La alegría era ruidosa, algunas veces hasta el exceso, pero al menos los bebedores no estaban hacinados en un kabak sucio y sombrío, en donde el hombre se abandona a una embriaguez triste y pesada. Allí formaban como una reunión de compañeros de escuela, con la única diferencia que, en vez de estar sentados bajo la necia férula de un maestro, tristemente inclinados sobre libros, hacían excursiones con cinco mil caballos; en vez del reducido campo en donde habían jugado a la pelota, tenían campos espaciosos, infinitos, en donde se mostraba, a lo lejos, el tártaro ágil o bien el turco grave y silencioso bajo su ancho turbante. Además, había la diferencia que, así como en la escuela se reunían por fuerza, allí se reunían voluntariamente, abandonando al padre, la madre y el techo paternal. Encontrábase allí gente que, después de tener la soga al cuello, y casi en brazos de la pálida muerte, habían vuelto a ver la vida en todo su esplendor; otros había, para quienes un ducado había sido hasta entonces una fortuna, y a quienes, gracias a los pícaros usureros, se hubiera podido volver los bolsillos sin temor de que cayese nada. Se encontraban estudiantes que no habiendo podido sobrellevar los castigos académicos huyeron de la escuela, sin aprender una letra del alfabeto, mientras que había otros que sabían perfectamente quiénes eran Horacio, Cicerón y la república romana. También se encontraban allí oficiales polacos que se habían distinguido en el ejército real, y un sinnúmero de aventureros convencidos de que era indiferente saber en dónde y por quién se hacía la guerra, con tal que se hiciese, y que es indigno de un hidalgo no guerrear. Muchos, en fin, iban a la sich únicamente para poder decir que habían estado en ella, y volvían transformados en cumplidos caballeros. Pero, ¿quién no estaba allí?

Pintor

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Esta extraña república respondía a una necesidad de aquellos tiempos. Los amantes de la vida guerrera, de las copas de oro, de las ricas telas, de los ducados y de los cequíes podían en toda estación encontrar allí trabajo. Los amantes del bello sexo eran los únicos que no tenían nada que hacer en aquel sitio, pues ninguna mujer se podía mostrar ni siquiera en el barrio de la sich. Eustaquio y Andrés encontraban sumamente extraño ver una porción de gente ir a la sich, sin que nadie les preguntase quiénes eran ni de dónde venían; entraban en ella como si hubiesen regresado a la casa paterna habiéndola dejado una hora antes. El recién llegado se presentaba al kochevoï y entablaban entre los dos el diálogo siguiente:–Buenos días. ¿Crees en Jesucristo?
–Sí, creo –respondía el recién llegado.
–¿Y en la Santísima Trinidad?
–También creo.
–¿Vas a la iglesia?
–Sí, voy.
–Haz la señal de la cruz.
El recién llegado la hacía.
–Bien –proseguía el kochevoï– vete al kouren que te guste escoger.A eso se reducía la ceremonia de la recepción.Toda la sich oraba en la misma iglesia, pronta a defenderla hasta derramar la última gota de sangre, bien que esta gente no quería oír hablar de cuaresma ni de abstinencia. No había sino judíos, armenios y tártaros que, seducidos por el cebo de la ganancia, se decidían a comerciar en el arrabal, porque los zaporogos no eran aficionados al comercio, y pagaban cada objeto con el dinero que de una vez sacaba su mano del bolsillo. Por otra parte, la suerte de esos comerciantes avaros era sumamente precaria y muy digna de compasión. Se parecían a las gentes que habitan en las faldas del Vesubio, pues cuando los zaporogos no tenían dinero, derribaban las tiendas y lo tomaban todo sin pagar.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

La sich se componía al menos de sesenta koureni, que eran otras tantas repúblicas independientes, pareciéndose también a escuelas de párvulos que nada tienen suyo, porque se les suministra todo.En efecto, nadie poseía nada; todo estaba en manos del ataman del kouren, al que se acostumbraba llamar padre (batko). Este guardaba el dinero, los vestidos, las provisiones, y hasta la leña. A menudo un kouren disputaba con otro; en este caso, la disputa concluía por un combate a puñetazos, que sólo cesaba con el triunfo de un partido, y entonces empezaba una fiesta general. He aquí lo que era la sich que tanto encanto tenía para los jóvenes.Eustaquio y Andrés se arrojaron con todo el ardor de su edad en este mar tempestuoso, y pronto olvidaron el hogar paterno, el seminario y cuanto hasta entonces les había ocupado. Todo les parecía nuevo; las costumbres nómadas de la sich, y las leyes muy poco complicadas que la regían, pero que les parecían aún demasiado complicadas para una república.Si un kozako robaba alguna cosa de poca monta, era contado como una afrenta por toda la asociación. Se le ataba, como un hombre deshonrado, a una especie de columna infamante, y junto a él se ponía un garrote con el cual cada uno que pasaba debía darle un golpe hasta que quedase sin vida. El deudor que no pagaba era encadenado a un cañón, permaneciendo de este modo hasta que un camarada consentía en pagar su deuda para ponerle en libertad, pero lo que más asombró a Andrés fue el terrible suplicio con que se castigaba al asesino. Se abría una profunda zanja en la que le tendían vivo, después ponían sobre su cuerpo el cadáver de su víctima encerrado en un ataúd, cubriéndolos a los dos de tierra. La imagen de este horrible suplicio persiguió a Andrés mucho tiempo después de una ejecución de este género, y el hombre enterrado vivo debajo del muerto se representaba incesantemente a su espíritu.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Los dos jóvenes kozakos se hicieron querer pronto de sus compañeros. A menudo, con otros miembros del mismo kouren o con el kouren entero, o hasta con los koureni vecinos, iban a la estepa a caza de las innumerables aves salvajes, ciervos, corzos o bien se dirigían a orillas de los lagos o de las corrientes de agua señaladas por la suerte a su kouren, para tender sus redes y recoger muchas provisiones. Aunque ésta no fuese precisamente la verdadera ciencia del kozako, distinguíanse entre los otros por su valor y su destreza. Tiraban certeramente al blanco, atravesaban el Dnipró a nado, hazaña por la cual un joven novicio era solemnemente admitido en el círculo de los kozakos.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Pero el viejo Taras les preparaba otra vida más activa. Aquella ociosidad no le gustaba; quería llegar al verdadero negocio, y por esto no cesaba de reflexionar sobre el modo de hacer decidirse a la sich a acometer alguna atrevida empresa, en la que un caballero pudiese demostrar lo que era. Un día, en fin, fuese a encontrar al kochevoi y le dijo sin preámbulo:–Y bien, kochevoi, ya es tiempo de que los zaporogos vayan a dar un paseito.
–No hay donde pasearse –respondió el kochevoi quitándose una pequeña pipa de la boca y escupiendo de lado.–¿Cómo, no hay dónde? Se puede ir por el lado de los turcos, o por el de los tártaros.–No se puede ir ni por el lado de los turcos ni por el lado de los tártaros –respondió el kochevoi volviendo a poner la pipa en la boca con la mayor tranquilidad del mundo.–Pero, ¿por qué no se puede?
–Porque hemos prometido la paz al sultán.
–Pero es un pagano –dijo Bulba– Dios y la Santa Escritura mandan apalear a los paganos.–No tenemos derecho a hacerlo. Si no hubiésemos jurado por nuestra religión, tal vez sería posible. Pero ahora, no, es imposible.–¡Cómo imposible! He ahí que dices que nosotros no tenemos derecho de hacerlo; y, sin embargo, yo tengo dos hijos, jóvenes los dos, que ni uno ni otro han estado aún en la guerra. Y he ahí que dices que no tenemos derecho, y que no hace falta que los zaporogos vayan a la guerra.–No, eso no conviene.–¿Es preciso, pues, que la fuerza kozaka se pierda inútilmente; es preciso, pues, que un hombre perezca como un perro sin haber hecho una buena obra, sin hacerse útil al país y a la cristiandad? ¿Para qué vivir entonces? ¿Por qué diablos vivimos? Veamos, explícame eso. Tú eres un hombre sensato, no en vano te han hecho kochevoi; dime, ¿por qué, por qué vivimos?El kochevoi hizo, esperar su respuesta. Era un kozako obstinado. Después de un largo silencio, dijo por fin:–Digo que no habrá guerra.–¿No habrá guerra? –preguntó de nuevo Bulba.
–No.
–¿No hay que pensar más en ello?
–No hay que pensar en ello.
–Espera –dijo Bulba– espera, cabeza de diablo, tú oirás hablar de mí.
Y le dejó bien decidido a vengarse.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Después de ponerse de acuerdo con algunos amigos suyos, convidó a todo el mundo a beber. Los kozakos, un poco ebrios, se fueron todos a la plaza, en donde atados a postes estaban los timbales de que se servían para reunir el consejo. No habiendo encontrado los palillos que guardaba en su casa el timbalero cogieron un palo cada uno y se pusieron a aporrearlos. El timbalero fue el primero que llegó; era un mozo de elevada estatura, que sólo tenía un ojo, y no muy despierto.–¿Quién se atreve tocar a llamada? –exclamó.–Calla, toma tus palillos, y toca cuando se te mande –contestaron los kozakos achispados.El timbalero sacó del bolsillo los palillos que había traído consigo, sabiendo de qué modo concluían habitualmente semejantes aventuras. Resonaron los timbales, y pronto negras masas de kozakos se precipitaron en la plaza como avispas en una colmena. Formaron círculo, y después del tercer toque, acudieron por fin los jefes, a saber: el kochevoi con la maza, signo de su dignidad, el juez con el sello del ejército, el escribano con su tintero y el ï ésaoul con su largo bastón. El kochevoi y los otros jefes se quitaron sus gorras para saludar humildemente a los kozakos con las jarras en alto.–¿Qué significa esta reunión, y que deseáis, señores? –preguntó el kochevoi.Los gritos y las imprecaciones le impidieron continuar.–Depón tu maza, hijo del diablo, depón tu maza, no te queremos más –gritaron muchas voces.Algunos koureni, de los que no habían bebido, parecían opinar de distinto modo. Pero pronto, ebrios o sobrios, empezaron todos a repartir puñetazos, y la sarracina se hizo general.El kochevoi tuvo por un momento intención de hablar; pero sabiendo que esta multitud furiosa y sin freno podía derrotarle sin esfuerzo hasta darle la muerte, lo que había sucedido a menudo en semejantes casos, saludó humildemente, depuso su maza, y desapareció entre la multitud.–¿Nos mandan ustedes, señores, deponer también las insignias de nuestros cargos? –preguntaron el juez, el escribano y el ï ésaoul, prontos a dejar a la primera indicación el sello, el tintero y el bastón blanco.–No, quédense –gritaron las voces que salieron de la multitud. Sólo queremos quitar el kochevoi, porque no es más que una mujer, y es preciso que el kochevoi sea un hombre.–¿A quién elegirán ahora? –preguntaron los jefes.
–Tomemos a Koukoubenko –exclamaron algunos.
–No queremos a Koukoubenko –respondieron los otros. Es demasiado joven; todavía tiene la leche de su nodriza en los labios.–¡Que sea Chilo nuestro ataman! –exclamaron otras voces– hagamos de Chilo un kochevoi.–Un chilo en las espaldas de ustedes –respondió la multitud echando votos. ¿Quién es ese kozako, que ha llegado a introducirse como un tártaro? ¡Al diablo el borracho Chilo!–¡Borodaty! ¡Escojamos a Borodaty!
–No queremos a Borodaty; ¡al diablo Borodaty!
–Griten Kirdiaga –murmuró Taras Bulba al oído de sus afiliados.
–¡Kirdiaga, Kirdiaga! –gritaron ellos.
–¡Kirdiaga! ¡Borodaty! ¡Borodaty! ¡Kirdiaga! ¡Chilo! ¡Al diablo Chilo! ¡Kirdiaga!Los candidatos cuyos nombres estaban así proclamados se destacaron de entre la multitud, por no dejar creer que ayudaban con su influencia a su propia elección.–¡Kirdiaga! ¡Kirdiaga!
Este nombre resonaba más fuerte que los otros.
–¡Borodaty! –se respondía.La cuestión fue resuelta a puñetazos, y Kirdiaga triunfó.–¡Traed a Kirdiaga! –se gritó enseguida.
Una docena de kozakos dejaron la multitud. Muchos de ellos estaban tan borrachos que apenas podían tenerse sobre sus piernas. Todos se dirigieron a casa de Kirdiaga para anunciarle que acababa de ser elegido. Kirdiaga, viejo kozako, muy astuto, hacía largo tiempo que había vuelto a entrar en su choza, y aparentaba ignorar lo que pasaba.–¿Qué desean, señores? –preguntó.
–Ven; se te ha hecho kochevoi.
–Apiádense de mí, señores. ¿Cómo es posible que yo sea digno de tal honor? ¿Qué kochevoi haré? No tengo bastante talento para desempeñar semejante dignidad. ¡Como si no se pudiese encontrar otro mejor que yo en todo el ejército!–Vaya pues, ven, puesto que así se te dice replicáronle los zaporogos.Dos de ellos le agarraron por los brazos, y a pesar de su resistencia, fue conducido a la fuerza a la plaza acompañado de puñetazos en la espalda, y de votos y exhortaciones.–¡Vamos, no retrocedas, hijo del diablo! Acepta, perro, el honor que se te ofrece.He ahí de qué modo fue conducido Kirdiaga al círculo de los kozakos.–¡Y bien, señores! –exclamaron a voz en grito los que le habían conducido– ¿consienten ustedes en que ese kozako sea nuestro kochevoi?–¡Sí, sí! ¡Consentimos todos, todos! –respondió la multitud; y el eco de este grito unánime resonó largo tiempo en la llanura.Uno de los jefes tomó la maza y la presentó al nuevo kochevoi. Kirdiaga, según costumbre, se negó a aceptarla; el jefe se la presentó por segunda vez; Kirdiaga la volvió a rehusar, y sólo la aceptó a la tercera presentación. Un prolongado grito de alegría se elevó en la multitud, y de nuevo hizo resonar toda la llanura. Entonces, de entre el pueblo, salieron cuatro viejos kozakos de bigotes y cabellos grises (en la sich no había hombres muy viejos, pues nunca ningún zaporogo moría de muerte natural); cada uno de ellos tomó un puñado de tierra, que continuadas lluvias habían convertido en lodo, y la pusieron sobre la cabeza de Kirdiaga. La tierra húmeda corrió por la frente, por los bigotes, ensuciándole la cara; pero Kirdiaga permaneció tranquilo, y dio gracias a los kozakos por el honor que acababan de hacerle. Así terminó esta ruidosa elección que, si no contentó a ningún otro, colmó de alegría al viejo Bulba; en primer lugar, por haberse vengado del antiguo kochevoi, y luego, porque Kirdiaga, su antiguo camarada, había hecho con él las mismas expediciones por tierra y por mar y compartido las mismas fatigas y lo mismos peligros.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

La multitud se desvaneció enseguida para ir a celebrar la elección, y empezó un festín universal, en tales términos, que nunca los hijos de Taras habían visto otro semejante. Todas las tabernas fueron saqueadas, los kozakos bebían la cerveza, el aguardiente y el aguamiel sin pagar, y los taberneros se consideraban dichosos con haber salvado la vida. Toda la noche se pasó en gritos y canciones que celebraban la gloria de los kozakos; y la luna vio, toda la noche, pasearse por las calles numerosos grupos de músicos con sus banduras y sus balalaikas, y chantres de iglesia que se dedicaban en la sich a cantar las alabanzas de Dios y las de los kozakos.Por fin, el vino y el cansancio rindieron a todo el mundo. Poco a poco todas las calles se vieron cubiertas de hombres tendidos en el suelo. Aquí había un kozako que, enternecido y lloroso, se colgaba al cuello de su compañero, cayendo los dos abrazados; allá se veía un grupo de ellos revolcándose por tierra; más lejos un borracho escogía largo tiempo un sitio donde acostarse, y concluía por tenderse sobre un trozo de madera; el último, el más fuerte de todos, anduvo mucho tiempo dando trompicones y balbuceando palabras incoherentes; pero, al fin, cayó como los demás, y toda la sich se quedó dormida.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

CAPÍTULO IV

Desde el día siguiente, Taras Bulba se concertó con el nuevo kochevoi, para saber cómo se podría decidir a los zaporogos a tomar una resolución. El kochevoi era un kozako fino y astuto que conocía perfectamente de qué pie cojeaban sus zaporogos, y empezó diciendo:–Es imposible violar el juramento, es imposible.Después de un corto silencio prosiguió:
–Sí, es imposible. Nosotros no violaremos el juramento, pero inventaremos alguna cosa. Únicamente haga de modo que el pueblo se reúna, no por orden mía, sino por su propia voluntad. Usted sabe ya cómo esto se hace, y yo, con los antiguos, correremos enseguida a la plaza como si nada supiésemos.Aun no había transcurrido una hora desde esta conversación, cuando los timbales volvieron a resonar. La plaza se vio pronto cubierta de un millón de gorras kozakas. Se empezó a preguntar:–¿Qué? ¿por qué? ¿Qué hay para tocar los timbales?
Nadie contestaba. Poco a poco, sin embargo, oyéronse entre la multitud las frases siguientes:–La fuerza kozaka perece de pura inacción. No hay guerra, no hay empresa. Los antiguos son unos haraganes; no ven nada, la gordura los ciega. ¡No, no hay justicia en el mundo!

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

Los otros kozakos escuchaban en silencio, y concluyeron por repetir ellos mismos:–Efectivamente, no hay justicia en el mundo.Los antiguos parecieron asombradísimos de semejantes discursos. Por fin, el kochevoi se adelantó, y dijo:–¿Me permiten hablar, señores zaporogos?–Sí.
–Mi discurso, señores, tendrá, en primer lugar, por objeto recordarles que la mayor parte de ustedes, y ustedes lo saben sin duda mejor que yo, deben tanto dinero a los judíos taberneros y a sus camaradas, que ya no hay ningún diablo que les preste a crédito. Además, deben de tener en consideración que hay entre nosotros muchos jóvenes que nunca han visto la guerra de cerca, mientras que un joven, ustedes lo saben, señores, no puede existir sin la guerra. ¿Qué zaporogo es el que no ha apaleado jamás a un pagano?–Se explica bien –pensó Bulba.–Sin embargo, no crean, señores, que digo todo eso para violar la paz. ¡No, Dios me libre de ello! Digo eso porque conviene que se diga. Además, el templo del Señor, aquí, está en un estado tal que es pecado decirlo. Hace muchos años que, por la gracia del Señor, existe la sich; y hasta ahora, no solamente la parte exterior de la iglesia, sino las santas imágenes del interior no tienen el menor adorno. Nadie piensa ya en hacerles un vestido de plata. Únicamente han recibido lo que ciertos kozakos les han dejado en testamento, y en verdad que esos dones eran bien poca cosa, pues los que los hacían se bebieron en vida todo su haber. Así, pues, tengan entendido que no hago un discurso para decidirles a la guerra contra los turcos, porque hemos prometido la paz al sultán, y sería un gran pecado desdecirse, atendido que hemos jurado por nuestra religión.–¿Qué diablos se enreda? –se dijo Bulba.–Ya ven ustedes, señores, que es imposible empezar la guerra; el honor de los caballeros no lo permite. Pero he aquí lo que yo pienso según mi escasa inteligencia. Es preciso enviar los jóvenes en canoas, y que barran un poco las costas de la Anatolia. ¿Qué opinan ustedes de eso, señores?–¡Condúcenos, condúcenos a todos! –exclamó la multitud. Todos estamos prontos a perecer por la religión.El kochevoi, se espantó; no tenía absolutamente la intención de levantar toda la sich; parecíale peligroso romper la paz.–¿Me permiten, señores, que vuelva a hablar?–¡No, basta! –exclamaron los zaporogos. No dirás nada mejor de lo que has dicho.–Si es así, se hará como desean ustedes; acato la voluntad de todos. Es cosa conocida, y la Sagrada Escritura lo dice, que la voz del pueblo es la voz de Dios. Imposible es imaginar nada más sensato que lo que ha imaginado el pueblo; pero es preciso que les diga, señores, que el sultán no dejará sin castigo a los jóvenes que se den este placer; si nuestras fuerzas estuviesen dispuestas, nada tendríamos que temer y durante nuestra ausencia, los tártaros pueden atacarnos: esos son los perros de los turcos; jamás se atreven a atacarnos de frente; nunca entran en la casa cuando el dueño la ocupa; pero le muerden los talones por detrás hasta arrancarle gritos de dolor. Y luego, si he de decir la verdad, no tenemos bastantes canoas de reserva, ni suficiente pólvora para que podamos partir todos. Por lo demás, estoy dispuesto a hacer lo que les convenga; estoy a las órdenes de ustedes.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

El astuto kochevoi calló. Los grupos empezaron a conversar, y los atamanes de los koureni se reunieron en consejo. Por fortuna, no había muchos ebrios entre la multitud, y los kozakos optaron por seguir el prudente consejo de su jefe.Algunos de ellos se trasladaron en seguida a la orilla del Dnipró, yendo a registrar el tesoro del ejército, allí donde en subterráneos inaccesibles, abiertos debajo de las aguas y de los juncos se ocultaba el dinero de la sich, con los cañones y las armas arrebatadas al enemigo. Otros se apresuraron a visitar las canoas y a prepararlas para la expedición.En un instante se cubrió la ribera de un animado gentío. Llegaban carpinteros con sus hachas; viejos kozakos de rostro tostado, bigotes grises, anchas espaldas y vigorosas piernas, estaban metidos en el río con el agua hasta las rodillas, los pantalones arremangados, tirando de las canoas, ayudándose de cuerdas para ponerlas a flote.Otros arrastraban vigas secas y maderos. Aquí el uno ajustaba tablas a una canoa; allá, después de volver la quilla hacia arriba, se la calafateaba con brea; más lejos se ataban a ambos lados de la canoa, según costumbre kozaka, largos haces de juncos para impedir que las olas del mar sumergiesen tan frágil embarcación. Se encendieron hogueras en toda la ribera. Se hacía hervir la pez en calderas de cobre. Los ancianos más experimentados enseñaban a los jóvenes. Por todas partes resonaban los gritos de los obreros y el ruido de su obra. Toda la margen del río tenía movimiento y vida.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

En este instante se presentó a la vista una barca de grandes proporciones. La multitud que la llenaba hacia señas de lejos. Eran kozakos cubiertos de andrajos. Sus vestidos harapientos (muchos no tenían más que una camisa y una pipa) mostraban que acababan de escapar a una gran desgracia o que habían bebido hasta el exceso. Uno de ellos, bajo, rechoncho, y que contaría unos cincuenta años, se separó de la multitud y fue a colocarse en la proa de la barca. Gritaba más fuerte y hacía gestos más enérgicos que todos los demás pero el ruido de los trabajadores ocupados en su tarea impedía oír sus palabras.–¿Qué es lo que les trae a ustedes aquí? preguntó por fin el kochevoi, al tocar la barca en la ribera.Todos los obreros suspendieron sus trabajos, el ruido cesó y miraron con silenciosa espera, levantando sus hachas o sus cepillos.–Una desgracia –contestó el kozako que se había puesto en la proa.–¿Qué desgracia?
–¿Me permiten hablar, señores zaporogos?
–Habla.
–¿O quieren más bien reunir un consejo?
–Habla, todos estamos aquí.
La multitud se reunió en un solo grupo.
–¿Nada han oído decir de lo que pasa en la Ucrania?
–¿Qué? –preguntó uno de los atamanes de kouren.–¿Qué? –prosiguió el otro– no parece sino que los tártaros les hayan tapado las orejas para que no oigan nada.–Habla pues, ¿qué sucede?–Suceden cosas como no se han visto nunca desde que estamos en el mundo y hemos recibido el bautismo.–Pero dí pronto lo que sucede, hijo de perro –exclamó uno de entre la multitud, que por lo visto había perdido la paciencia.–Sucede que las santas iglesias ya no nos pertenecen.–¡Cómo! ¿Qué no nos pertenecen?
–Han sido dadas en arrendamiento a los judíos, y si no se paga adelantado, es imposible decir misa.–¿Qué es lo que estás charlando?–Y si el infame judío no hace, con su impura mano, una señal en la hostia, es imposible consagrar.–Miente, señores y hermanos; ¿es posible que un impuro judío ponga una señal en la sagrada hostia?–Escuchen, que aun tengo otras cosas que decirles. Los sacerdotes católicos (kseunz) van, en Ucrania, tan sólo en tarataï ka. Esto no será un mal, pero sí lo es, pues en vez de caballos se hace tirar el carruaje por cristianos de la buena religión. Escuchen, escuchen, todavía hay más: se dice que las judías empiezan a hacerse guardapiés de las casullas de nuestros sacerdotes. Eso es lo que sucede en la Ucrania, señores. Y ustedes, ustedes están tranquilamente establecidos en la sich, bebiendo, sin hacer nada, y, a lo que parece, les han acobardado tanto los tártaros, que el miedo les hace ciegos y sordos para ver y oír lo que pasa en el mundo.

cuadro por arrista Nairobi Prahl para Ucrania Fantastica - Taras Bulba

–¡Basta, basta! –interrumpió el kochevoi que hasta entonces había permanecido inmóvil y con los ojos bajos, como todos los zaporogos, que, en las grandes ocasiones, nunca se abandonaban al primer impulso, sino que callaban para reunir en silencio todas las fuerzas de su indignación– detente, y diré una palabra. ¿Y ustedes, pues, ustedes, que el demonio confunda, qué hacían? ¿Acaso no tenían sables? ¿Cómo han permitido semejante abominación?–¿Cómo hemos permitido semejante abominación? ¿Y ustedes hubieran hecho más, cuando solamente los polacos eran cincuenta mil hombres? Y luego, no debemos atenuar nuestra culpa; había también perros entre los nuestros, que han aceptado su religión.–Y ¿qué hacía el hetman que tienen ustedes? ¿Qué hacían los polkovniks?–Les han hecho tales cosas que Dios nos guarde de ellas.
–¿Cómo?
–He ahí cómo: nuestro hetman se encuentra ahora en Varsovia asado dentro de un buey de cobre, y las cabezas y manos de nuestro polkovniks han sido paseadas por todas las ferias para que el pueblo las viese. He ahí lo que han hecho.La multitud se estremeció. Un silencio semejante al que precede a las tempestades se extendió por toda la ribera. Después, gritos y palabras confusas estallaron por todas partes.–¡Cómo! ¡Los judíos tienen arrendadas las iglesias de los cristianos, los sacerdotes enganchan a los cristianos a las varas de sus calesines! ¡Cómo! ¡Permitir semejantes suplicios en tierra rusa (de la Rus’)! ¡Que pueda tratarse así a los polkovniks y a los hetmans! No, esto no será, no será.Estas palabras volaban de una a otra parte. Los zaporogos empezaban a ponerse en movimiento. No era aquello la agitación de un pueblo susceptible. Esos caracteres pesados y rudos no se inflaman con facilidad; pero cuando esto sucede, conservan largo tiempo y obstinadamente su llama interior.–¡Primeramente, colguemos a todos los judíos –exclamaron algunas voces– para que no puedan hacer guardapiés a sus mujeres con las casullas de los sacerdotes! ¡Que no puedan hacer señales en las hostias! ¡Ahoguemos a toda esa canalla en el Dnipró!Al oír estas palabras, toda la multitud se precipitó hacia el arrabal con la intención de exterminar a los judíos. Habiendo perdido los pobres hijos de Israel, en su espanto, toda su presencia de ánimo, se ocultaban en los toneles vacíos, en las chimeneas y hasta en las faldas de sus mujeres. Pero los kozakos sabían encontrarlos en todas partes.–¡Serenísimos señores –exclamaba un judío alto y seco como un junquillo, que mostraba entre sus camaradas su raquítica figura trastornada por el miedo– serenísimos señores, permítanme que les diga una palabra, una sola! Les diré una cosa nunca oída por ustedes; una cosa de tal importancia, que por más que se diga no puede encarecerse bastante.–Veamos, habla –dijo Bulba, que deseaba siempre oír al acusado.–Excelentísimos señores –dijo el judío– nunca se han visto semejantes señores ante Dios, no, nunca. No hay en el mundo tan nobles, buenos y valientes señores.Su voz se apagaba y expiraba de miedo.–¿Cómo es posible que nosotros tengamos mal concepto de los zaporogos? Los que arriendan las iglesias en la Ucrania no son los nuestros; no por Dios, no son los nuestros; ni siquiera son judíos; el diablo sabe lo que son. Es una cosa despreciable, y que debemos lanzar a un rincón. Estos les dirán lo mismo. ¿No es verdad, Chleuma? ¿No es cierto, Chmoul?–Ante Dios, es verdad –respondieron de entre la multitud Chleuma y Chmoul, ambos vestidos con harapos y pálidos como un cadáver.–Tampoco –continuó, el judío de elevada estatura– hemos tenido nunca relaciones con el enemigo, y no queremos nada con los católicos. ¡Que se vayan al diablo! Nosotros somos como hermanos de los zaporogos.–¡Cómo! ¡Que los zaporogos sean hermanos de ustedes! –exclamó alguno de la multitud. Nunca, malditos judíos. ¡Arrojemos al Dnipró a esta maldita canalla!A estas palabras, la multitud agarró a los judíos, y empezaron a arrojarlos al río. Por todas partes se alzaban gritos plañideros; pero los feroces zaporogos no hacían más que reír viendo las delgadas piernas de los judíos, calzadas de medias y zapatos, agitarse en el aire. El pobre orador, que tan gran desastre había atraído sobre los suyos y sobre él, desprendiose de su caftán, del cual le habían ya agarrado, y con una camisa estrecha y de todos colores, besó los pies de Bulba, y se puso a suplicar con voz lastimera:–¡Magnífico y serenísimo señor, he conocido a su hermano, el difunto Doroch! Era un valiente guerrero, la flor de la caballería. Yo le presté ochocientos cequíes para comprar su libertad a los turcos.–¿Tú has conocido a mi hermano? –dijo Taras.–Le he conocido, ante Dios. Era un señor muy generoso.–Y ¿cómo te llamas?–Yankel.–Bien –dijo Taras.Después de un instante de reflexión, dijo a los kozakos:–Siempre será tiempo de ahorcar al judío, dénmelo por hoy.Los kozakos se lo cedieron y Taras lo condujo a sus carromatos en donde estaba su gente.–Vamos, escóndete debajo de este carro y no te menees. Y ustedes, hermanos, no dejen salir al judío.Dicho esto se dirigió a la plaza en donde hacía largo tiempo se había congregado la multitud. Todo el mundo había abandonado el trabajo de las canoas, pues no iban a emprender una guerra marítima, sino una guerra en tierra firme. En lugar de botes y remos necesitaban carros y corceles. En aquel momento, todos querían ponerse en campaña, tanto jóvenes como viejos; y todos, con el consentimiento de los ancianos, el kochevoi y los atamanes de los koureni, habían resuelto marchar directamente contra Polonia, para vengar todas sus ofensas, la humillación de la religión y de la gloria kozaka, para recoger botín en las ciudades enemigas, incendiar los villorrios y las mieses, y hacer, en fin, resonar la estepa con el ruido de sus hechos.Todos se armaban. Respecto al kochevoi había crecido un palmo; ya no era el tímido servidor de los caprichos de un pueblo entregado a la licencia, sino un jefe cuyo poder no tenía límites, un déspota que sólo sabía mandar y hacerse obedecer. Todos los caballeros camorristas y voluntarios permanecían inmóviles en las filas, con la cabeza respetuosamente inclinada sobre el pecho, y sin atreverse a levantar los ojos, mientras el kochevoi distribuía sus ordenes con lentitud, sin cólera, sin alzar la voz, como un jefe envejecido en el ejercicio del poder, y que no ejecuta por primera vez proyectos largo tiempo meditados.–Procuren que no les falte nada –les decía– preparen los carros, prueben las armas; no lleven mucha impedimenta: Una camisa y un par de pantalones para cada kozako, con un bote de manteca y de cebada machacada. Que nadie lleve más de lo dicho. En los bagajes habrá efectos y provisiones. Que cada kozako lleve un par de caballos. Es menester tomar también doscientos pares de bueyes; serán de mucha utilidad en los sitios pantanosos y para pasar los ríos. Pero sobre todo, orden, señores, mucho orden. Yo sé que hay gente entre ustedes que, si Dios les envía botín, se ponen a desgarrar las telas de seda para hacerse medias con ellas. Abandonen esta endiablada costumbre; no se carguen de sayas; tomen solamente armas, cuando sean buenas, o los ducados y la plata, pues eso ocupa poco sitio y sirve en todas partes. Todavía me falta decirles una cosa, señores: si alguno de ustedes se embriaga en la guerra, no le haré juzgar; le haré arrastrar como un perro hasta los carros, aunque sea el mejor kozako del ejército; y allí será fusilado y abandonado su cuerpo a los cuervos: un borracho en la guerra no es digno de sepultura cristiana. Jóvenes, en todas las cosas escuchen a los ancianos. Si una bala les hiere, o reciben un sablazo en la cabeza o en cualquier otra parte, no den a ello importancia alguna; echen un cartucho de pólvora en un vaso de aguardiente, bébanlo de un trago, y todo pasará. Ni siquiera tendrán fiebre. Y si la herida no es demasiado profunda, después de humedecer en la mano un poco de tierra con saliva, aplíquenla a ella. Ea, muchachos, manos a la obra aprisa, pero sin atropello.Así habló el kochevoi, y, concluido su discurso, todos los kozakos se pusieron a trabajar. Toda la sich se volvió sobria; no se hubiera podido encontrar en ella un solo borracho, como si nunca se hubiese hallado uno entre los kozakos. Los unos reparaban las ruedas o cambiaban los ejes de los carros; los otros amontonaban armas o sacos de provisiones, otros conducían los caballos y los bueyes. En todas partes resonaba el pataleo de las acémilas, el ruido de los arcabuzazos disparados al blanco, el choque de los sables contra las espuelas, los mugidos de los bueyes, el rechinamiento de los carros cargados, y la voz de los hombres hablando entre sí o excitando a sus caballos.Pronto, el tabor de los kozakos se extendió en una larga fila, marchando hacia la llanura. El que, hubiese querido recorrer de extremo a extremo toda la línea del convoy hubiera tenido mucho que correr. En la capilla de madera, el pope recitaba la oración de partida; rociaba a la multitud con agua bendita, y todos al pasar iban a adorar la cruz. Cuando el tabor se puso en movimiento alejándose de la sich, todos los kozakos se volvieron:–¡Adiós, madre nuestra –decían a una sola voz que Dios te guarde de toda desgracia!Al atravesar el arrabal, Taras Bulba vio a su judío Yankel que había tenido tiempo de establecerse en una tienda, y que vendía pedernal, tornillos, pólvora, y toda clase de útiles para la guerra, hasta pan y khalatchis.–¡Diablo de judío! –pensó Taras; y acercándose a él le dijo: –¿Qué haces aquí, loco? ¿Quieres que se te mate como a un gorrión?El judío, por toda respuesta, fue a su encuentro, y haciendo seña con ambas manos, y como si tuviese algo misterioso que declararle, le dijo:–Calle vuestra señoría, y no diga nada a nadie. Entre los carros del ejército, hay uno que me pertenece. Llevo toda clase de provisiones buenas para los kozakos, y por el camino, se las venderé a un precio tan barato, como nunca ningún judío las haya vendido, ante Dios, ante Dios.Taras Bulba se encogió de hombros viendo hasta dónde llegaba el poder de la naturaleza judía, y se reunió al tabor.